lunes, 24 de noviembre de 2008

CIVILIZciones AGRICOLAS

Cuando hablamos de civilizaciones agrícolas nos transportamos a aquel lejano período denominado: Neolítico. Nuestra mente se remite a la transformación radical en las fuentes de subsistencia de los grupos humanos y ha de ser calificado como revolución (Childe, 1933).
Es por vez primera que en la cultura humana se produce un desfase, pues algunos grupos quedan atrapados en las viejas formas de vida, mientras que otros pueblos comienzan a “modernizarse”.
Con modernizar se refiere a que los grupos humanos comienzan a hacer un mejor uso de las riquezas naturales y del territorio en el que se establecen.
Pues la civilización Egipcia, la cual contaba con las bondades ofrecidas en el valle del Nilo, no se desarrolló de la misma forma que la maravillosa Mesopotamia, la misteriosa India o la lejana China.



EGIPTO

La revolución neolítica llegó pronto a Egipto, aunque existen autores que admiten que Egipto fue un foco independiente y aún anterior con fases protoneolíticas (Huzayin, 1922).

Al hablar de desarrollo sustentable en Egipto podemos destacar la gran importancia que tuvieron los yacimientos mineros, dado que los ornamentos, collares, diademas, pulseras, son en extremo abundantes y base importante de la economía de la cultura egipcia. Así mismo se identifican objetos de culto representando mujeres de barro, sin duda ídolos de fecundidad propios de una cultura que acentúa su base agrícola y ganadera.
En la etapa protoneolítica o Bajo Egipto abundaba el cerdo, el cual fue por muchos años base de a alimentación de los egipcios.
Durante el Egipto Medio, también conocido como etapa eneolítica, predominaban las ovejas y el ganado vacuno, el cual no sólo era ocupado para satisfacer las necesidades primarias de vestido y comida, sino que también era utilizado como medio de transporte para los grupos de personas y para los alimentos así como ayuda para la construcción de templos, tumbas y palacios.
Ya en el último periodo de esta etapa predinástica o llamada de igual forma Alto Egipto, es corriente el uso del buey, el asno, el cerdo, la oveja, la cabra y la siembra de trigo.


MESOPOTAMIA

El término Mesopotamia fue acuñado por los griegos al país entre los ríos Tigris y Éufrates, pues significa “entre-ríos”.
Estos ríos, que dan vida a muchas personas en Mesopotamia, tienen épocas en los que crecen y otras en las que se consideran épocas de aguas bajas.
Las lluvias en Mesopotamia son tan escasas como en Egipto, así que en realidad sólo se contaba con ciertas zonas o zanjas fértiles a los lados de los ríos (Moscati, 1960).
Dado que en estas tierras las riquezas naturales fueron poco redituables, pues no había ni yacimientos mineros ni tierras tan fértiles que permitieran por completo su desarrollo, se impuso a la ganadería y al comercio como forma de sustentar la vida de los habitantes de aquellas tierras.



INDIA

Este país se encuentra al sur de Asia y es uno de los más grandes que podemos encontrar en el planeta tierra.

La sustentabilidad de la India Antigua estaba formada principalmente por la agricultura. En su alimentación abundaba principalmente el arroz, pues constituía el principal recurso de las regiones más grandes de este país; sobresale la importancia del trigo sobre todo en las poblaciones del noreste. La cebada y el maíz se cultivaron principalmente en las llanuras del Ganges, así como la caña de azúcar, donde se podían abastecer de agua estos sembradíos con mayor facilidad. El té provenía en gran cantidad del Himalaya y de la costa Malabar. El café era cultivado especialmente en el Deccán.

Por otra parte la producción de árboles frutales también era importante para la economía hindú, pues eran escasos los países que contaban con el privilegio de la fruta.

También como patrimonio hindú se tienen millones de cabezas de bovino, pero por motivos religiosos se prohibía el consumo de esta carne, pues es imposible hablar de la India sin hablar de religión.

Religión que se reflejaba en costumbres, artesanía, arquitectura y formas de satisfacer sus necesidades.



CHINA

Se sabe poco acerca de la sustentabilidad económica de la antigua China hasta la época del mediterráneo con el desarrollo del comercio, pues no era un pueblo que se destacara en riquezas naturales.

Lo que se ha logrado rescatar acerca de esta cultura es que se dedicaron mayormente a la agricultura, pero por lo poco fructífero que esto resultaba se creó la industria de la metalurgia, especialmente del bronce. Otras industrias importantes de esta cultura, fueron la porcelana y la seda, la originalidad de estos productos hizo que desde épocas muy remotas los chinos tuvieran un gran comercio, que llegó a prolongarse hasta el mundo mediterráneo.

FENICIOS

Los fenicios se dedicaron primordialmente al comercio, la pesca y la piratería. Su situación geográfica les ayudó a convertirse en los principales comerciantes del Mediterráneo. En su país se encontraban las rutas comerciales de Asiria a Egipto y del Asia Menor a Mesopotamia. Los fenicios comerciaban a través de la práctica del trueque o intercambio y su actividad comercial estaba protegida por una poderosa flota.
Para la explotación de los recursos de diferentes zonas establecieron agencias comerciales y colonias, situadas en lugares estratégicos de la costa, desde donde obtenían alimentos, materias primas y los más variados productos como cereales y lanas, bronce, plata, cobre y estaño, ámbar, marfil y oro. También comerciaban con productos fenicios, como maderas, vidrio, ungüentos, joyería, escarabajos, amuletos, conchas grabadas, figurillas de terracota y telas teñidas de púrpura (Parrot, A. 1975).



También practicaron la agricultura y ganadería, pero en menor medida que otros pueblos del Mediterráneo porque las montañas les dejaban poco espacio para estas actividades económicas.

GRECIA

La agricultura fue la base de la economía de la Antigua Grecia. Desde los tiempos más antiguos, la agricultura griega estuvo basada en los tres tipos de plantaciones mediterráneas básicas: cereales, olivos y viñas. Sin embargo, debido a las restricciones naturales de la zona, la producción pronto comenzó a no ser suficiente para satisfacer a la demanda. La poca fertilidad de la tierra es, por tanto, lo que explica el comienzo de la creación de colonias griegas.

Además, la dieta se complementaba con el cultivo de hierbas, vegetales y plantas productoras de aceite. La ganadería, sin embargo, se desarrolló muy poco por la falta de pastos. Las especies más comunes entre los ganados eran las ovejas y las cabras. Se llevó a cabo la apicultura con la finalidad de obtener la miel, que por entonces era la única fuente conocida para obtener el azúcar.
La madera fue explotada de forma intensiva. Se utilizó con fines domésticos.

ROMANOS

Roma fue un gran imperio, explotaban de mayor manera las legendarias riquezas mineras de la Región.

Ya que la propiedad de las minas era estatal, Roma creó las compañías «societates publicanorum», empresas públicas administradas por publicanos para la explotación minera, quienes se enriquecieron con rapidez y en gran abundancia,.

Los beneficios de las minas hispanas fueron inmensos y se mantuvieron durante todo el periodo de dominio romano de siete siglos, lo que convertía a Hispania en un puntal económico de Roma.
Con relación a los minerales, Roma extrajo con mayor interés plata, cobre y hierro, en donde hacían trabajar a miles de esclavos en una sola entrada de mina, alrededor de 40,000 (Balsdon, 1970).
Más allá de todo ello, el trabajo en la minería en los tiempos de la Hispania romana se efectuaba en unas condiciones terribles. Millones de esclavos eran ocupados en las minas en una labor extremadamente peligrosa, sin ningún tipo de seguridad y sin un horario que fuese humanamente soportable. Para una esclavo, el destino de las minas constituía la peor de las fortunas, y con casi total seguridad, pasar el resto de sus pocos días sin llegar a ver más la luz del sol, acarreando mineral y piedras durante todo el día o picando en las galerías, siempre bajo la amenaza de los derrumbamientos.

AREAS CULTURALES

Se denominaron áreas culturales a aquellas regiones de Europa y norte de África en las que se vio un mayor crecimiento económico y un mayor número de aportaciones culturales a la historia de la humanidad.

EUROPA

Es en este momento es cuando se extienden modernas técnicas agrícolas que, existiendo anteriormente, habían quedado reducidas a pocos espacios territoriales. Entre ellos cabe destacar el aumento en el uso de los molinos de agua extendiendo así los cultivos y liberando mano de obra. Además, mejoran los métodos de enganche de los animales, especialmente el caballo y el buey, cuya cría aumenta de manera notable y permitirá disponer de animales de tiro en abundancia. Los instrumentos de uso agrícola, como el arado o la azada, generalmente de madera, son sustituidos por otros de hierro.

La explotación agraria feudal era de subsistencia. Los siervos cultivaban lo suficiente para mantenerse a sí mismos y para pagar los diezmos a la Iglesia y la renta al señor. De la recolecta se separaban también las semillas necesarias para la siguiente siembra. Los mercados urbanos se abastecían con las porciones de los diezmos y la renta.

Los cultivos se organizaban en tres anillos. El primero y más cercano a la población se dedicaba a las frutas y hortalizas. El segundo era para los cereales, principal sustento de la época. El tercero eran tierras de pasto y monte explotadas de forma comunal. Los pastos comunales limitaban por tanto la expansión de las tierras de cereales e impedían ampliar la extensión cultivada según lo pedía la población.

La rotación de cultivos era el principal sistema utilizado para evitar el deterioro de la tierra.

El aumento de la producción como consecuencia de las innovaciones supone ya en el siglo XI una reducción de las prestaciones personales de los siervos a sus señores en cuanto a horas de trabajo, sustituyéndose por el pago de una cuantía económica o en especie. Se reducen las tierras del señor y aumentan los arrendamientos. Al mismo tiempo, los campesinos aumentan sus rentas disponibles y ganan en independencia.

Se eliminaron muchos de los bosques europeos, aumentó el drenaje de las tierras empantanadas, la extensión de los terrenos arados lejos de las aldeas y la construcción dispersa de casas campesinas. Las mejores tierras atraen a una mayor masa de población y se producen migraciones en todo el centro de Europa.

Incrementa el comercio más allá de las fronteras del señorío. Las actividades comerciales permiten que surja una incipiente burguesía, los mercaderes, que debe realizar su trabajo pagando igualmente una parte de sus beneficios en forma de tributos a los señores, que a su vez incrementan con ello sus recursos.

AFRICA

En el continente africano, hacia el sur del desierto de Sahara, en el periodo del siglo V al XV hubo distintos reinos que esporádicamente tuvieron contacto con los europeos y asiáticos, con quienes sostuvieron cierto comercio y recibieron algunas influencias. El más antiguo de esos reinos fue el de Axum, fundado en el siglo I a. de C., sus habitantes se convirtieron al cristianismo y perduró hasta el siglo IX, en que fue derrotado por grupos enemigos.
Hacia el occidente de África y en la zona del río Níger hubo varios reinos, como lo fueron el de Malí y Songhai, pero el más poderoso fue el de Ghana, que se desarrolló entre los siglos VIII y XIII. La riqueza de Ghana fue especial por sus minas de oro y su producción de marfil, productos que recogían las caravanas que cruzaban el Sahara y llegaban a Europa a través de las costas del Mediterráneo.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Relación de columnas de áreas culturales de África

Instrucciones: Lee cuidadosamente y relaciona las columnas, según sea el número que corresponda y anótalo en el paréntesis.

Ejercicio: mapa conceptual Civilizaciones Agricolas



Instrucciones: Complementa el mapa mental que se te presenta en seguida. Referente a las civilizaciones agrícolas en la Edad Antigua.